Por Dr. Salvador Recinos

Mucho se dice sobre los aumentos de glúteos, pero ¿qué de esto es verdad y qué es falso? Buscando esclarecer esto he decidido realizar este artículo con los tópicos más habituales sobre el tema, así que… entremos en materia. 

¿Qué es un aumento de glúteos?

 Consiste básicamente en una serie de intervenciones con la finalidad del aumento del área glútea ya sea esto con grasa autóloga (tomada de otra parte del cuerpo del paciente) o con prótesis de silicona. Cabe resaltar que este procedimiento se encuentra dentro de las Gluteoplastias y que no deben confundirse uno y otro; para dejar claro el punto el Aumento de Glúteos es a la Gluteoplastia lo que el Jazz a la Música, no es lo mismo, sino que forma parte de. 

Volviendo a la pregunta inicial: el aumento de glúteo se realiza con implantes que se emplaza en cada musculo glúteo mayor, la inserción de la prótesis de glúteos es a través de una incisión en la línea media sobre el coxis. 

Este es el método más eficaz para el aumento del volumen de los glúteos tanto en hombres como en mujeres de complexión delgada con especial énfasis en los casos cuyos cuerpos poseen pocas reservas de exceso de grasa adiposa en el área inferior del tronco, que son los espacios anatómicos en los que el cuerpo generalmente almacena los excedentes de grasa corporal.

Pero… ¿De dónde surgió este procedimiento? 

Pues para esto es necesario que conozcamos un tanto de historia (muy curiosa, por cierto, y nada aburrida)

La primera cirugía de glúteos se realizó en 1969 a cargo del Dr. RJ Bartels y sus colaboradores, ¿saben qué es lo curioso? Que los implantes utilizados fueron implantes mamarios; como podrán imaginarse los resultados no fueron los mejores debido a la apariencia poco natural de los glúteos intervenidos, a esto se sumó la contracción capsular que es una respuesta del sistema inmunológico hacia cuerpos extraños; sin embargo, éste primer implante que fue realizado a nivel subcutáneo logró despertar el interés en ese novedoso procedimiento que en los próximos años se seguiría desarrollando

Para 1984 el Dr. José Robles mejoró la técnica desarrollando un implante para ser colocado entre los músculos Mayor y Medio del Glúteo; con él logró eliminar las señales de detección visible y la contracción muscular. El problema fue que el procedimiento de los implantes sub-musculares era demasiado difícil para ser replicado.

Cirujanos de Suramérica y México empezaron a emplear una variante de la cirugía de implantes del Dr. Robles durante la década de los noventa que tenía mejores resultados que los métodos anteriores, por esto en 1996 el Dr. Rafael Vergara publicó un artículo sobre los beneficios de la colocación de implantes dentro del músculo, pero para desventaja de los cirujanos en general no extendía instrucciones sobre la forma de realizar la cirugía, hasta que en 2004 el Dr. Raúl González publicó un informe sobre la nueva técnica de implantes intramusculares

Después de todos esos años desde la primera cirugía de glúteos llegaron los implantes subfasciales que fueron diseñados por el Dr. José de la Peña; este procedimiento se realiza colocando los implantes en la posición subfascial, o por encima del músculo. Dentro de las ventajas que se destacan de este método está que los implantes quedan realmente escondidos y la realización de la cirugía es relativamente sencilla requiriendo algo de práctica para el cirujano para sentirse cómodo; y por otro lado están las desventajas que si bien se reducen considerablemente respecto de los métodos anteriores y su porcentaje de aparición es bajo, no diré que no existen; estos son: el desplazamiento del implante hacia abajo y la retención de líquidos. 

Pero la última innovación en este procedimiento fue realizada por el Dr. Ivo Pitanguy quien fue un destacado cirujano brasileño, falleció a sus 90 años de edad un día después de haber llevado la antorcha en la inauguración de los Juegos Olímpicos del 2016, dejando un amplio legado en distintas ramas del campo de la cirugía plástica. Pero ¿Qué de innovador hizo este señor? Pues a él debemos la cirugía de glúteos al estilo brasileño o también llamada Lipotransferencia que consiste en la extracción de grasa de otra región del cuerpo que, por lo general, es del abdomen para luego inyectarla en el área de los glúteos para aumentar su tamaño

Entonces... ¿Qué procedimientos son los que se utilizan actualmente?

Partiendo de la historia sobre el procedimiento nos podemos parcialmente bosquejarnos la respuesta a esta pregunta. 

En la actualidad se emplea cualquiera de estas dos técnicas: El implante intramuscular, sea subfascial o dentro del musculo, o el aumento de glúteo con grasa autóloga. En lo personal recomiendo a mis pacientes el emplear el uso de ambas para obtener mejores resultados. 

Ahora bien, ampliando la información sobre estos procedimientos, el implante intramuscular consiste en la inserción de un implante de silicona texturizado en el área del glúteo con una incisión a la altura del coxis colocando, sea el caso, en el área inferior del musculo o dentro del mismo. En cualquiera de los 2 casos el implante queda discreto. La cicatriz en ésta área generalmente queda oculta por el pliegue entre los 2 glúteos

En cuanto al aumento con grasa autóloga consiste en realizar el aumento con grasa del mismo paciente, para esto inicialmente se procede a realizar una liposucción de otras áreas del cuerpo como brazos, piernas o área abdominal; posteriormente se realiza el aumento inyectando la grasa obtenida.

Pero ¿Por qué recomiendo emplear ambas técnicas? 

Mi recomendación la hago basado en la experiencia con otras pacientes pues el resultado que se obtiene de ésta manera es mucho mejor que el emplear solo uno de los procedimientos.
 
El fundamento de mi argumento: Las desventajas del aumento con grasa únicamente radica en que generalmente el cuerpo absorbe la grasa implantada hasta en un 30%, por tanto, se requiere de un buen volumen de grasa para utilizar para poder dimensionar un resultado satisfactorio el problema está en que hay pacientes que no cuentan con toda la grasa necesaria, y es aquí dónde complementamos el procedimiento con el implante de silicona. El resultado: Un glúteo de proporciones adecuadas bien formado y con apariencia natural.  

Hablemos ahora de los implantes de silicona, sobre estos la pregunta que generalmente me realizan es ¿No se rompen dentro del cuerpo? Y para responderla es necesario recordar la parte de historia pues junto con el método o procedimiento fueron evolucionando los implantes también. ¿Recuerdan que la primer gluteoplastia de aumento se realizó con un implante mamario? No puedo imaginarme como sería en la actualidad si los siguiéramos empleando, sería algo gracioso seguramente. Pues bien, en la actualidad las casas fabricantes han mejorado la estructura de los implantes, los implantes utilizados hasta hace un tiempo estaban rellenos con una solución salina.  

La solución salina se trata de un suero fisiológico compuesto de agua y sal que se usa como relleno en la prótesis mamaria. Este tipo de prótesis tiene el inconveniente que se desinflan con el tiempo, aumentando las posibilidades de ondulaciones y dobleces, con el consiguiente riesgo de rotura de la cubierta de la prótesis. En caso de rotura, el agua salada que forma el relleno es absorbido por el organismo sin riesgo alguno, aunque obviamente se notará la pérdida de volumen de forma gradual. Por otro lado, son más duras al tacto, dándole un aspecto menos natural.  

Los implantes que utilizo están rellenos con Gel de silicona, para estos se usa un gel de silicona de alta cohesividad. Este tipo de implante mamario es el más empleado y recomendado. En caso de rotura en la cubierta de la prótesis, es muy difícil que se derrame el relleno, ya que la cohesividad del gel hace que permanezca en el interior. En caso de rotura no se notará una disminución del volumen de los senos, por lo que es recomendable hacerse una resonancia magnética periódicamente para detectar roturas. Además, el gel facilita un aspecto mucho más natural, tanto a la vista como al tacto

El aumento volumétrico estético de las nalgas debe realizarse en un momento en que haya tiempo para recuperarse. No es una operación simple y su recuperación postoperatoria tampoco lo es. Se deberá debe dormir por 7 a 10 días exclusivamente en el vientre y no es aconsejable sentarse (pero si puede recostarse sobres su vientre para descansar).   

El paciente puede necesitar dosis completas de analgésicos y antiinflamatorios en los días inmediatamente posteriores a la cirugía.  

Las mejorías serán visiblemente evidentes en un lapso de un mes, pues la inflamación habrá disminuido ya para este momento; en cuanto a los resultados finales podrán irse observando entre el tercer y sexto mes posterior a la cirugía.

Complicaciones: 

Los porcentajes de complicaciones para la cirugía de aumento estético con prótesis de glúteos, son actualmente polémicos y poco frecuentes. Por las características intrínsecas de esta área anatómica, las complicaciones pueden, sin embargo, ser más frecuentes que otras intervenciones de cirugía estética. 

En cuanto a los implantes las complicaciones más generales resultan ser el emplazamiento submuscular del mismo, contracturas capsulares, asimetría de la zona corregida, y con una frecuencia mucho menor la dehiscencia de la herida quirúrgica y la rotura del implante.  
Del aumento con grasa autóloga las complicaciones más frecuentes son: la reabsorción de la grasa implantada, infección de la grasa, celulitis.

Comment